1 marzo, 2017

Ayurveda, el Bienestar Integral que viene de la India

Siempre me ha gustado viajar, es una de esas cosas que he tenido claras desde siempre. De hecho, es precisamente este estilo de vida viajero es el que me ha ido dando todas las respuestas cuando no sabía que paso dar.

Siempre había un nuevo destino, un nuevo lugar. Así que me documentaba un par de meses antes sobre el sitio y creaba un pequeño proyecto para mi viaje. Soy enfermera, así que me interesaba especialmente conocer las diferentes técnicas de sanación, hacer mi propia investigación de campo sobre el tema me fascinaba.

Uno de los viajes que más me transformó fue mi viaje a la India. No fue algo que me extrañara, más bien esperaba que así fuera, y es que varios amigos ya me habían relatado lo transformador que es un viaje a la India.

Lo cierto es que el viaje no decepcionó mis expectativas, era todo eso e incluso más. Fue en India donde escuché por primera vez hablar del Ayurveda, un masaje tradicional de la India que entraría a formar parte de mi forma de entender el cuerpo y la medicina.

Ayurveda. La Ciencia de la Vida

Llegué al Ayurveda al conocer a un sabio hombre de Calcuta que me hizo el masaje más reparador que jamás había recibido. No dudé en preguntarle cómo lo había hecho. Hacía años que sentía unas molestias en mi espalda y tras mucho preguntar había dado esa molestia por causa perdida. Me había acostumbrado tanto a tenerla que ya no reparaba en que estaba ahí.

Es algo que ocurre muchas veces con el dolor, termina formando parte de ti, de tu cuerpo, cambiándote y cambiando tu postura al mismo tiempo.

Lo cierto, es que nunca había pensado que quizás en alguno de mis viajes encontrara la forma de aliviar esa molestia, pero tras mi visita a este sabio doctor no daba crédito de cómo me sentía.

Le pregunté cómo era posible, después de haber visitado a muchos médicos no creía que tuviera cura. Me habló del Ayurveda, me explicó muchas cosas sobre este sistema de medicina tradicional originado en la India. Cosas que me resultaron fascinantes.

De hecho, se trata de uno de los sistemas médicos más antiguos que se conocen, ya que data de hace más de cinco mil años.

En términos sánscritos, Ayurveda significa ciencia o conocimiento de la vida, término heredado de los antiguos rishis védicos, que fueron hombres y mujeres que alcanzaron hace varios miles de años el autoconocimiento a través de la meditación y otras prácticas encaminadas a equilibrar la mente y el espíritu.

Se trata de un paradigma completamente diferente, en el que se trata de integrar la naturaleza individual con la naturaleza misma en los distintos planos de la existencia.

Así, el Ayurveda difiere en todo de la medicina convencional que conocemos en Occidente, ya que aborda la salud desde un punto de vista holístico, integral, personalizado, espiritual y filosófico, y no desde una visión molecular, mecanicista, científica o fragmentada en diferentes campos de especialidad que es lo que vivimos en nuestra supuestamente avanzada civilización.

Me pareció especialmente interesante cómo el Ayurveda no solo tiene en cuenta la enfermedad y los síntomas, sino también la forma única en la que el paciente vive y padece esta enfermedad, sus costumbres, pensamientos y hábitos diarios con lo que se realiza un diagnóstico global que tiene en cuenta todos los aspectos de la vida del enfermo.

Se presta especial atención al mundo emocional del paciente y a los cinco elementos entre los que se encuentran, el espacio, aire, fuego, agua y tierra. Se trata de los elementos de los cuales está compuesto, en distintas proporciones, todo lo que existe en el universo, incluidos también nosotros mismos.

Los Doshas, precisamente, se entienden según la cantidad que cada uno de nosotros tenemos de estos 5 elementos. El Ayurveda clasifica a las personas según su dosha (vata, pitta, kapha). De modo que toda enfermedad se genera debido a un desequilibrio de los doshas y se aplica la medicina con el objetivo de equilibrarlos de nuevo con el fin de recuperar la salud.

Al profundizar un poco más en esta ciencia de la vida milenaria llegué a entender mejor lo que me pasaba, una vez que volví a Barcelona no tardé en encontrar Evasiom Spa en Barcelona, un santuario para el cuerpo y también lo sentidos cuyos terapeutas reúnen técnicas antiguas y contemporáneas, combinadas en una gran variedad de tratamientos y rituales.

Técnicas basadas en los principios holísticos del bienestar integral para conseguir el equilibrio entre cuerpo y alma, entre estas técnicas los masajes ayurvédicos. Con lo que no perdía todo lo que había mejorado en India.

 

Ayurveda, el Bienestar Integral que viene de la India