21 febrero, 2016

Dentista y cine a la vez en la clínica Calzavara y Morante

Hemos encontrado una clínica dental perfecta para aquellos que tienen pánico a ir al dentista. Se trata de Calzavara y Morante, cuya clínica dental se encuentra en Madrid. Además de ser un centro tradicional, de los de toda la vida y de calidad, de esos que no veremos en los escándalos de las noticias, como está pasando con las clínicas franquiciadas, cuenta con una tecnología que hace que no nos demos cuenta de que estamos en el dentista: las gafas Zeiss.

Quizás por malas experiencias o porque en el pasado los tratamientos eran más dolorosos o no había forma de evitar ese dolor, el caso es que a los dentistas se les ha quedado la fama de un médico al que cuesta mucho ir, tanto por el precio de sus tratamientos como por el miedo que sienten algunos pacientes que temen sufrir dolor mientras están sobre el sillón con diversas herramientas hurgando en su boca.

Los niños son también uno de los colectivos que más temen al dentista, especialmente por los tratamientos de ortodoncia, que les suelen hacer una dolorosa presión en la boca durante mucho tiempo en la infancia para volver a poner los dientes en la posición correcta.

Pues bien, en la clínica dental de Calzavara y Morante cuentan con un invento que hace más tranquila la visita al dentista, ya que distrae de aquello que nos están haciendo en la boca y nos evita pensar en ello. Se trata de las gafas Zeiss, que convierten el sillón del dentista en una butaca de cine.

shutterstock_183860366reducida

Y es que ir a una clínica dental puede ser algo más que recibir el mejor tratamiento posible, realizado por profesionales de primer nivel. En clínicas como Calzavara y Morante se puede convertir en una experiencia en la que evitar al máximo las situaciones de dolor mediante su máquina de anestesia STA, y el uso de las nuevas gafas Zeiss cinemizer OLED, con las que podrás entretenerte viendo un documental mientras te realizan el tratamiento que necesites.

Está claro que por el dentista todos tenemos que pasar alguna vez en la vida, pero si podemos evitarnos el mal trago de pasar miedo o dolor en el sillón de este especialista, mucho mejor. Eso sí, no únicamente debemos fijarnos en que la clínica dental a la que vayamos tenga este tipo de gafas, sino también en que sea un centro de confianza y donde los tratamientos sean de calidad y estén garantizados, como es el caso de la clínica madrileña Calzavara y Morante.

Dentista y cine a la vez en la clínica Calzavara y Morante