18 noviembre, 2016

Cómo elegir a un buen abogado de divorcios

Los divorcios están a la orden del día. Ya no es algo tabú hablar de divorcios en casi ningún sector, a no ser que seas extremadamente religioso. En parte, esto ha favorecido que muchos matrimonios que llevaban una vida estresante hayan dado el paso buscando una vida de mayor calidad, tanto para ellos como para sus hijos en caso de tenerlos, y eso ha favorecido la especialización de muchos abogados en el sector matrimonial y de divorcios.

Sin embargo, no todos los abogados que aseguran ser especialistas lo son, y por eso debemos llevar cuidado a la hora de contratar a unos u otros. Hoy hemos hablado con Ferrer Navarro, un experto abogado de Valencia que nos ha asegurado que el secreto del éxito en un divorcio es velar por los intereses de ambos miembros de la pareja y por los de sus hijos, pero en caso de no poder hacerlo, buscar siempre la solución más beneficiosa y sencilla para tu cliente con el fin de que el trauma de este proceso sea lo menos doloroso posible.

Hoy, vamos a ver algunas claves esenciales a tener en cuenta a la hora de buscar un abogado de divorcios

shutterstock_291867110reducida

Las 5 claves del éxito

Para empezar debemos buscar experiencia. A todos nos cuenta empezar en un sector y a todos se nos escapan cosas, sobre todo cuando no estamos especializados en algo, por eso es necesario que el abogado que escojamos no sea generalista, sino un verdadero profesional experimentado, ya que él sabe las repercusiones que puede tener una determinada decisión o actuación, conoce a los jueces de familia y cuál debe ser la estrategia más apropiada a aplicar en cada caso en cuestión.

Tampoco podemos elegir uno al azar, hemos de buscar la química.  Debemos encontrar a alguien que nos entienda y al que entendamos. Esto es fundamental. Sin confianza la cosa no funciona. El abogado en cuestión debe ser capaz de transmitirnos tranquilidad y seguridad y, sobre todo, ser claros y sinceros desde el primer momento diciéndoles a sus clientes qué va a ocurrir y cuáles son los pasos a seguir.

Si no nos hemos movido mucho por este sector, es posible que no conozcamos realmente a ningún abogado al que podamos acudir y llegados a este punto es mucho mejor buscar referencias antes que coger las Páginas Amarillas y tirar de un número de teléfono al azar. Podemos preguntar a personas allegadas o podemos buscar en internet mediante palabras como abogados de divorcios, separaciones y cosas así las opiniones de otros usuarios.

Hay que buscar un abogado con una buena capacidad negociadora. De nada sirve tener un abogado que quiere conseguirte las mejores condiciones del mundo si luego no es capaz de ceder ni un ápice porque, probablemente, el abogado de la parte contraria no cederá tampoco si no ve predisposición a negociar y entonces la situación puede alargarse notablemente. Tened en cuenta que el abogado está al servicio del cliente y no al revés. Una negociación ha de ser flexible y debe ser un referente si no queremos terminar en un contencioso ante el juez.

Y sobre todo, debemos tener en cuenta los honorarios. Esto es algo que hemos de preguntar antes de contratar o firmar nada. De poco sirve tener el mejor abogado del mundo si luego, para pagarle, hemos de renunciar a todo lo conseguido. No hay que ser tímidos ni excesivamente cautos a la hora de hablar de dinero. Es mejor ser siempre directos. Se debe plantear abiertamente lo que va a costar el servicio, así no habrá sorpresas ni desengaños.

Cómo elegir a un buen abogado de divorcios