5 abril, 2018

La herencia, esa ‘falsa amiga’

Un asunto como el de las herencias siempre puede ser más espinoso de lo que uno espera en un principio. Se trata, sin duda, de uno de los asuntos más peliagudos y peligrosos a los que la familia de un difunto debe enfrentarse. Trámites y esperas caracterizan un proceso que muchos terminan odiando profundamente y que no necesariamente tiene por qué ofrecerles algún tipo de beneficio. Tener cuidado en un mar tan inestable como este es fundamental para no salir escaldado.

Resulta curioso observar y atender a las razones por las cuales las personas odian o desconocen un proceso como el de las herencias. El Estado autonómico en el que se levanta España ha hecho posible que sean diferentes marcos legales en los que se enmarcan las diferentes leyes de herencia y sucesiones. En cada lugar hay una diferente y se tiene derecho a una cosa o una parte distinta de la herencia. Este es el motivo del gran desconocimiento que, en general, existe sobre la materia y por el cual ha de necesitarse los servicios de un abogado.

Aunque parezca extraño, cada vez son más las personas que prefieren no tener que aceptar una herencia. Y es que el derecho a ella no tiene necesariamente por qué estar ligado a recibir una determinada cantidad de dinero o a recibir un patrimonio concreto; también puede quedar como herencia la obligación de pagar una deuda, por ejemplo. Y eso ya es un tema lo suficientemente serio como para no intentar resolverlo cuanto antes y de la manera en que mejor convenga a nuestros intereses.

Deshacernos de una herencia que estimemos que nos va a dar más problemas que beneficios es posible en nuestro país. Por suerte, tenemos la posibilidad de que el proceso se reduzca en cuanto a tiempo, en cuanto a molestias y también en cuanto a problemas. Proindivisos Levante es la mejor solución al respecto. Una entidad como tal, dedicada a la compra de herencias de todo tipo, puede solventar muchos problemas a una cantidad ingente de españoles que estén cansados de lidiar siempre con un tema tan fastidioso y que tanto desgasta.

La pregunta una vez llegado a este punto es: ¿y las Administraciones Públicas no ponen ninguna pega a este respecto? La respuesta es que, por fortuna, no. El beneficiario de la herencia se deshace de ella de un modo completamente legal y que no le va a dar problemas con la justicia en el futuro. Además, obtiene la ventaja de deshacerse de toda clase de trámites y papeleos que no sólo le desgastarían la mente, sino que también harían lo propio con el bolsillo.

Se acabó la época de las grandes herencias

Ya tiene que ser tremenda la herencia que nos deje un difunto para que ganemos dinero gracias a ella. Hoy en día, entre lo que cobran los abogados (una cantidad de la que muchos se sorprenderían y que genera cada vez más malestar entre sus clientes) y lo que se lleva la Administración Pública (que tampoco es poco), la herencia es algo por lo que muchas veces no merece la pena pelear. Y es que no conviene quebrarse la cabeza por un pastel demasiado pequeño. A veces, conviene vender, quitarse el marrón rápido del medio y continuar con nuestra vida. Una entidad como Proindivisos Levante hace que esto sea posible del modo más rápido posible.

Proindivisos Levante es la entidad señalada para realizar un trabajo como el que venimos comentando de una forma rápida (en lo que tiene que ver con la presentación de ofertas), discreta (sobre todo teniendo en cuenta que existen varios comuneros dentro de la misma herencia), ágil (en la presentación de ofertas de compra) y transparente (las formas se realizan con cheque bancario y ante notario). Todo lo necesario para que nada falle y para que el asunto pueda resolverse de un modo beneficioso para el comunero a la mayor brevedad posible.

No tiene pinta de que asuntos como los de las herencias vayan a ser menos espinosos en un futuro. Lo cierto es que cada vez dan más pereza entre todos aquellos que, en teoría, son los beneficiarios. Eso sin contar con que cada vez más herencias traen consigo deudas y obligaciones. En el futuro serán muchos los que necesitarán librarse de una herencia envenenada y es por eso por lo que contar con el auxilio de entidades como Proindivisos Levante puede llegar a ser de gran utilidad. De hecho, esta es ya una necesidad del presente.

 

La herencia, esa ‘falsa amiga’