15 diciembre, 2017

Las obras de arte como inversión en el tiempo

Trescientos ochenta y dos millones de euros es lo que le ha costado al nuevo propietario del “Salvator Mundi” de Leonardo da Vinci adquirir dicha pintura. La obra se ha convertido en el cuadro más caro jamás vendido en subasta por lo que el día de su compra, el 15 de noviembre de 2017, pasará a la historia entre los seguidores del sector. Pero lógicamente no es la única pintura que ha alcanzado precios de venta millonarios y, por eso, las obras de arte se han convertido en uno de los mejores productos de inversión a largo plazo.

Comprar arte, por norma general, supone comprar a un precio inferior al que se podrá vender la misma obra dentro de unos años por lo que se convierte en una inversión prácticamente asegurada.

En el ámbito español ha sido Pablo Picasso el pintor que ha conseguido el mayor record pues su obra “Las mujeres de Argel (versión 0)” se vendió el 11 de mayo de 2015 por 160 millones de euros en la casa de Christie´s de Nueva York.

No hace falta ser millonario

Ahora bien, existe la creencia popular que para hacer algo así hay que tener muchísimo dinero en el banco (o debajo del colchón) y la realidad es que basta con tener uno ahorrillos para empezar a iniciarte en este mundo, lógicamente a menor escala.

Esta galería de arte online de España cuenta con obras para casi todos los bolsillos que, presumiblemente, ganarán en valor en los próximos años. Hablamos de pinturas sobre lienzo con tonos impresionistas, realistas, hiperrealistas, obras en pequeño formato, etc.

Según los expertos, este tipo de inversión suele dar unos resultados  muy relevantes debido a que compramos ahora pinturas de artistas consagrados en el sector pero con poca fama a precios económicos dentro de este mundo y, tanto por el  paso de los años y la carestía de la vida, como por la posible creciente popularidad de dicho artista, las posibilidades de que esa pintura acabe teniendo un valor de más del doble o el triple del precio inicial por el que la compramos son grandísimas.

Ahora bien, si queréis invertir en arte al tiempo que dais dinero a fines solidarios tenéis la posibilidad de comprar las obras de los estudiantes de la Escuela de Dibujo y Puntura de Laura Campos, pues donarán todo lo recaudado a dos comedores comunitarios.

Estas obras, son más económicas y tienen un mayor riesgo en la inversión ya que hablamos de estudiantes que aún no han acabado su formación y se ve menos claro su futuro pero, aun así, sus obras suelen alcanzar mayor valor con el paso de los años y al optar por ellos estaremos colaborando en una actividad solidaria que puede ayudar a muchas personas.

Tal vez, estas obras de artistas emergentes jamás lleguen a tener el valor del “Desnudo acostado” de Amedeo Modigliani, que se vendió por 158 millones de euros en noviembre de 2015, ni lleguen a alcanzar los 105 millones que costaron los “Tres estudios de Lucian Freud” de Francis Bacon, pero la realidad es que eso nunca se sabe antes de hora y tal vez acabemos comprando una obra del futuro Van Gogh sin saberlo.

Las obras de arte como inversión en el tiempo