26 febrero, 2017

Los peligros de la vida en la urbe

Según estudios recientes, las personas que viven en el campo tienen hasta un 40€ menos de probabilidades de padecer enfermedades como el cáncer, debido a su menor exposición a agentes tóxicos contaminantes. A mayor índice de industrialización y avance tecnológico mayor es el riesgo de sufrir un cáncer. Además, la vida en la ciudad, suele venir acompañada de hábitos de vida menos saludables., un mayor uso de vehículos a motor, un mayor consumo de drogas, una mala alimentación o una vida más sedentaria. Incluso el agua de la ciudad es peor que el del campo. Y es que vivir en la ciudad, amigas y amigos, implica múltiples y variados peligros.

Los principales factores de riesgo que nos encontramos en la ciudad son los producidos por la combustión de petróleo, gasóleo, residuos orgánicos y productos alimenticios fritos en aceite. El uso excesivo de transportes a motor, de calefacciones, de aire acondicionado, de teléfonos móviles… todos estos hábitos no hacen más que envenenar nuestro organismo. La urbe también facilita el acceso al tabaco, el alcohol u otras drogas, sobre todo entre las personas más jóvenes. Los últimos datos relacionan el alto contenido de aceite de palma que se encuentra en la mayoría de los alimentos procesados, bollería industrial, margarinas, etc… Además de la devastación forestal y el exterminio de animales que provoca su comercialización. Y como no el consumo de carne, sobre todo la procesada, como la de los embutidos, hamburguesas y salchichas.

Las mujeres, como no, son las que padecen mayor riesgo de cáncer, sobre todo de mama y de útero, y de hecho en los últimos años los casos han crecido de manera sorprendente. Y esto es porque las mujeres tienden a la acumulación de grasa, y es aquí principalmente donde se acumulan la mayor parte de los tóxicos. En los hombres, la polución también favorece la aparición de ciertos tipos de cáncer como el de próstata, pero esto suele ocurrir a edad más avanzada.

Tras la operación de mi suegra no nos lo pensamos más y nos trasladamos al campo, y como no teníamos ninguna intención de volver a la ciudad, decidimos vender nuestro piso de Madrid. Esta inmobiliaria en Madrid, se encargó de toda la gestión inmobiliaria. Sinceramente estamos encantados con este equipo de profesionales que nos asesoraron en todo momento para que pudiéramos vender el piso sin altercados, siempre con un trato amable y una atención personalizada y totalmente eficaz. Y es que además de la experiencia laboral y comercial, es muy importante estar al día, evolucionar y acercarse a la realidad de cada tiempo, como hace esta empresa, y este es el secreto del éxito hoy.

Peligros derivados de la masificación urbana

Además de lo evidentes riesgos generados por los elevados niveles de contaminación de las ciudades, existen otros derivados de la superpoblación que se concentra en el entorno urbano. La ciudad está saturada, y es que es la primera vez que el número de personas que viven en la ciudad supera al de los núcleos rurales, y esta cifra irá en aumento. La gente está abandonando el pueblo y esto es un grandísimo error.

Lo que provoca esto es que cada vez haya más personas, sobre todo mujeres y niñ@s en riesgo de pobreza extrema, de exclusión social, y también más vulnerables a padecer enfermedades y abusos. Esto lleva a que los barrios marginales concentren la mayor parte de esta población en dificultades sociales, y estos son los más afectados por los desastres naturales, debido a las malas infraestructuras de las viviendas. También son los que más sufren las crisis económicas, los recortes en sanidad o servicios públicos y las subidas energéticas, como ya hemos podido comprobar en este año en el que varios ancianos sin recursos económicos murieron a consecuencia del fuego provocado por unas velas, que utilizaban para poder alumbrarse por las noches, o por estufas baratas, al no poder usar otros sistemas más seguros, pero mucho más costosos a nivel energético.

Es necesario volver al pueblo, y muchos ya lo están haciendo. Y es que el pueblo ofrece nuevas oportunidades de negocio, y una solución a la crisis que lleva azotando el país tantos años y que poco parece que vaya a cambiar.

Los peligros de la vida en la urbe