9 enero, 2018

Nuevas tendencias en cocinas

Como en casi cualquier otro sector, la decoración y el diseño está tomando ideas extranjeras para adaptarlas a nuestra sociedad de manera algo exagerada para mi gusto, y en lo que a cocinas se refiere, cada vez estamos buscando más la americanización de esta estancia con enormes espacios abiertos al comedor, islas para desayuno y paredes sin alicatado. Tres características que son, precisamente, las tendencias más acuciantes en este nuevo 2018 que acabamos de estrenar.

Como ocurre con cualquier cambio, este tipo de cocina tiene sus ventajas y desventajas. Como ventajas podemos destacar el enorme espacio de trabajo que obtenemos al poder poner una isla en esta habitación, o el área que ganamos al abrir la cocina al salón obteniendo mayor visibilidad, e incluso podríamos hablar de ahorro, puesto que al no alicatar con azulejos cerámicos todas las paredes de la cocina ahorraríamos un buen pico tanto en mano  de obra como en material. Ahora bien, desventajas también hay unas cuantas. Por ejemplo, a no ser que quieras tener que lidiar con la grasa que se acumula en las paredes de la cocina y el salón casi a diario, deberemos instalar una campana extractora potentísima que probablemente nos saldrá más cara que cualquier otro electrodoméstico de la vivienda. Las paredes de la cocina, al ir pintadas y no alicatadas, serán mucho más difíciles de limpiar. Y no nos olvidemos de que al tener un espacio más amplio, refrescarlo en verano y calentarlo en invierno será mucho más costoso que antes cuando ambas estancias estaban divididas.

A pesar de estos pros y contras, hay muchísimas personas que tienen claro que quieren reformar su cocina para tener un resultado similar al descrito anteriormente por varios motivos, y teniendo en cuenta que esta tendencia está muy, pero que muy de moda, lo lógico es pensar que cada vez serán más lo que quieran optar por este diseño en sus remodelaciones. Dicho esto os vamos a dar algunos consejos al respecto.

A tener en cuenta

Antes de nada debemos pensar en los metros de cocina de los que disponemos para llevar a cabo la reforma, vayamos o no vayamos a abrir la estancia al salón, porque una isla funcional debe medir, al menos, unos 2,5 metros de largo si queremos cocinar en ella o utilizarla como espacio de desayuno, así que si no tenéis esos metros para dedicárselos a la isla sería preferible optar por alguna variante como una península o una isla móvil con ruedas que podamos mover según nos convenga.

Por otro lado, el espacio ideal que hemos de dejar entre la isla y las encimeras adosadas al miro es de unos 90cm, puede ser algo menos, 80 cm, o algo más, unos 110 cm, pero si dejas más espacio o menos será incómodo para trabajar.  Podéis ver algunos ejemplos en Alvimodul.

Sobre la pintura tenéis que pensar que aunque pintarlo todo de blanco puede ser maravilloso, por la luz y claridad que aporta este color a la estancia, debéis tener presente en esa odiosa suciedad que se genera al cocinar y que, con total seguridad, acabará pegada en las paredes circundantes. Si os gusta mucho este color, lo que os recomiendo es poner un paño de cocina (un frente alicatado) en color blanco puro y pintar las paredes del resto de la estancia en un color que combine bien y que sea más o menos neutro, como un gris perla o un gris lápiz, e incluso un tono más vivo como un amarillo o un verde si os gusta la idea. Podéis ver una amplia gama de colores en Multipinturas o tiendas de bricolaje como Leroy Merlín o Brico Depot.

Con respeto a los muebles os recomiendo los de 90cm, ya que los muebles modulares son mucho más económicos que los muebles a medida y éstos solo tienen dos medidas estándar: 70 cm o 90 cm. Lógicamente los muebles de 90cm salen un poco más caros pero merece la pena el gasto, tanto estética como funcionalmente a nivel de almacenaje.

Y para la encimera, si es un diseño para toda la vida, podéis optar por los materiales más tradicionales como el mármol o el silestone, pero no perdáis de vista las encimeras laminadas y las de madera maciza, mucho más económicas que las anteriores, que actualmente tienen unos diseños magníficos, tanto naturales como de imitación a granito y otras piedras. Si elegís la madera como material podríamos hablar de un ahorro que iría entre los 800 y 1000 euros de media, por lo que no es de locos pensar en la posibilidad de cambiar la encimera si os cansáis del color elegido dentro de unos años.

Ahora que tenéis todos los datos, la decisión a tomar es vuestra ¡Suerte con la reforma!

Nuevas tendencias en cocinas