17 abril, 2017

Papeles de celulosa

Hoy os quiero hablar del papel de celulosa, sin duda, el gran desconocido pero que cada vez está más presente en nuestras vidas. La celulosa que se obtiene de estas fibras no contiene las impurezas que pudiera contener la que se obtiene a partir de la madera de los árboles (corteza, lignina, etc.) por eso notarás que es mucho mejor para limpiar. Es esta la razón por la que se suele asociar mayor calidad a los papeles fabricados a partir de algodón.

Yo no había oído hablar de él hasta que un día me lo comentaron unos amigos, que iba muy bien para grandes reuniones culinarias donde se va a necesitar grandes cantidades de servilletas o de manteles. Así que me puse a buscar en Internet y encontré esta página de productos de limpieza profesional y vi un rollo de papel higiénico de pura celulosa calidad superior, que era de dos capas (108 unidades), que era lo que yo quería. No se quedó ahí la cosa porque también compré un mantel de celulosa que ahora es la envidia de todas las visitas a mi casa.

Historia

Si hacemos un poco de historia. Wikipedia nos dice que en el siglo XVIII, la materia prima principal para el papel era la fibra vegetal como la de lino textil, pero una escasez de fibras vegetales hizo que se experimentara con nuevos materiales. Alrededor de 1845, el maquinista e inventor alemán Friedrich Gottlob Keller logró en forma exitosa la producción de pulpa de celulosa triturando madera en presencia de agua. Las posteriores investigaciones del químico estadounidense Benjamin Chew Tilghman permitieron la mejora del proceso. Esto permitió un gran abaratamiento del papel, lo que redundó en un aumento de la circulación de revistas de bajo costo, conocidas en idioma inglés como pulps.

Efecto sobre el medio ambiente

Los efectos ambientales más evidentes de la producción de la pulpa de celulosa vienen del impacto sobre los bosques y los subproductos generados en el blanqueo. El número de árboles consumidos depende del tipo del papel a fabricar y del proceso de producción utilizado. Se estima que se necesita aproximadamente 24 árboles para producir una tonelada de papel utilizando el proceso Kraft. No es tan eficiente como otros procesos, pero tiene la gran ventaja de producir energía eléctrica en excedente, la cual por haber sido producida a partir de biomasa, no genera un aporte neto de dióxido de carbono a la atmósfera, una de las fuentes del calentamiento global. Es decir, que además de buena, no contamina.

Fabricación

Además su forma de fabricación es muy curiosa. El proceso inicia con el retiro de la corteza de la madera, lo que puede ser realizado con o sin agua. La corteza recuperada generalmente se usa como combustible para las calderas de la planta. Posteriormente, la madera puede ser triturada mecánicamente y luego humedecida. La pasta de celulosa producida mecánicamente se destina a la producción de papeles que no tienen grandes requerimientos de resistencia, como el papel para periódicos. También la madera puede ser triturada usando vapor, generando la pulpa termomecánica. Si además se agregan sustancias químicas, se obtienen la pulpa quimotermomecánica. El papel procedente de la pulpa mecánica tiende a tomar un color amarillento con el tiempo, por la presencia de lignina en las mismas.

Como puedes comprobar hay todo un mercado detrás de los papeles de celulosa. Ahora espero que ya sepas algo más sobre él.

 

Papeles de celulosa