shutterstock_780769552(FILEminimizer)

¿Cómo afecta el estrés en la salud dental?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la ansiedad y el estrés afectan a casi el 15% de la población adulta. El estrés baja las defensas del sistema inmune y está detrás de la carencia de vitamina B. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado el estrés como «epidemia global». Las situaciones de estrés hacen que acumulemos tensión en el cuerpo y puede causar bruxismo. La Sociedad Española de Sueño (SES) informa que aproximadamente un 8% de la población sufre este trastorno.

«El bruxismo es un trastorno que provoca que los pacientes rechinen o aprieten la dentición de forma involuntaria mientras duermen, se encuentran en un estado de alta concentración o atraviesan períodos de ansiedad y estrés», informan los profesionales de Ortodoncia Mirasierra, especialistas en odontología en Madrid. Esta patología puede provocar dolor en la mandíbula, sensibilidad dental, desgaste del esmalte dental o cefaleas. La hormona cortisol que se genera cuando estás bajo presión está relacionada con la inflamación de las encías y la periodontitis.

Además, cuando las personas están estresadas consumen más alimentos azucarados, fuman y aumentan la ingesta de alcohol. A continuación, te explicamos las patologías orales causadas por el estrés.

Aftas bucales: Estas úlceras bucales aparecen debido al estrés y a la deficiencia de vitamina B.

Rigidez en la mandíbula: El estrés puede causar dolor, rigidez o crujidos en la mandíbula inferior justo debajo de las orejas.

Síndrome de la boca seca: El estrés debilita la glándulas salivales. Los dentistas explican que la falta de saliva aumenta el riesgo de caries.

Síndrome de la boca ardiente: Si la persona tiene ansiedad puede sufrir el síndrome de boca ardiente, por lo que el paciente siente ardor en la lengua, las encías, los labios, el interior de las mejillas, el paladar o zonas grandes de toda la boca.

Morderse las uñas: Los gérmenes que se transfieren de las uñas a la boca pueden provocar infecciones bucales.

Enfermedades periodontales: El estrés afecta al sistema inmunológico y favorece el desarrollo de la placa bacteriana y el sangrado de las encías (gingivitis).

-Caries y mal aliento: Muchas personas con ansiedad buscan consuelo en la ingesta de dulces, por lo que aumenta el riesgo de caries y mal aliento.

La lengua geográfica: Es un tipo de glositis benigna y se caracteriza por presentar grietas y manchas rojas o blancas en la superficie de la lengua. Los factores que influyen en su aparición son el estrés, la ansiedad, celiaquía, asma, etc.

Consejos para combatir el estrés

Las mejores recomendaciones para combatir el estrés son las siguientes:

Alimentación saludable

Es muy importante una dieta rica en vitaminas, opta por vegetales, frutas y cereales, ya que contribuirán a controlar los niveles de glucosa en sangre. Los especialistas aconsejan la infusión de lechuga, las semillas de quinoa, el trigo y mijo para bajar los niveles de estrés. «La avena es un alimento sumamente saludable que deberíamos incorporar a nuestra dieta, pero uno de los beneficios más desconocidos que tiene son sus efectos relajantes. Sus niveles de magnesio y potasio reducen la presión arterial y ayudan a aumentar la producción de serotonina si se ingiere con regularidad», explica el diario 20minutos.

Practica deporte

Es muy importante practicar deporte porque desconectas y generas dopamina, endorfina y serotonina, es decir, las hormonas de la felicidad. Puedes ir al gimnasio, salir a correr o coger la bici.

Un buen descanso

Para evitar el estrés debes dormir a la misma hora y entre 7-9 horas. Si tienes insomnio opta por la meditación o el uso de complementos naturales como la valeriana.

Nuevas formas de relajarte

Si quieres relajarte y eliminar los pensamientos confusos apuesta por la meditación, además, esta técnica permite centrarte en el presente.

Con el mindfulness aprenderás a respirar, comienza inhalando profundamente el aire por la nariz y dejando que el abdomen se hinche, aguanta unos segundos y exhala dejando que el aire salga lentamente.

Hacer alguna de tus aficiones

Es aconsejable hacer algunas de tus aficiones para combatir la ansiedad, por ejemplo, leer un libro, dibujar, escuchar música, ver una película, cocinar, etc.

Ríete

La risa mejora el ritmo cardíaco y la circulación en la sangre. Si quieres reírte puedes ver películas de comedias, algún espectáculo o piensa en las cosas buenas.

Cuando te ríes consigues cambios físicos positivos en tu cuerpo y eliminas la ansiedad. Es fundamental el sentido del humor y mantener una actitud positiva ante la vida.

Evita el aislamiento

Es recomendable relacionarte con otras personas, así que queda con tus familiares para hablar de la situación. También puedes quedar con personas que no pertenecen a tu círculo social para salir del bucle.

Piensa en positivo

Elimina los mensajes negativos y apuesta por frases como «yo puedo», «voy a disfrutar de la vida» o «hoy me lleno de paz».

También le puede interesar

¡Vacaciones a la vista! ¿Qué hacemos con nuestras adorables mascotas?

Se acerca la época más esperada del año: ¡las vacaciones! Es hora de relajarse, desconectar del trabajo y sumergirse en un merecido descanso. Sin embargo, para algunos amantes de las mascotas, el entusiasmo por las vacaciones se mezcla con una pizca de inquietud.

¿Qué hacer con nuestros adorables compañeros peludos mientras nos tomamos un merecido descanso? La duda de dejar nuestras mascotas con alguien de confianza o en una residencia canina puede ser un dilema emocional.

Pero no te preocupes, hoy en día contamos con muchas formas de llevarnos a nuestras mascotas de vacaciones, ¡así que todos podemos disfrutar de un verano lleno de diversión y ternura!

Últimas noticias

El primer día de clase

Todos recordamos nuestro primer día de colegio. La mayoría de nosotros lloró un mar. Aunque después de unos días ya nos acostumbramos. Sin embargo, hay

SUBCRIBETE

Síguenos

Galeria

Scroll al inicio