15 julio, 2019

El estrés afecta a los aspirantes a oposiciones

El Boletín Oficial del Estado núm. 144 publicó con fecha 17 de junio de 2019 la Resolución de 14 de Junio de 2019 por la que se convocan procesos selectivos para el acceso o ingreso en los cuerpos de la Administración del Estado, lo que supone la mayor convocatoria pública de empleo para cubrir una totalidad de 8.102 plazas correspondientes a la oferta de empleo público de 2018, y para algunos cuerpos también a la oferta de empleo público de 2019, de las que 596 plazas corresponden al cupo de reserva de personas con discapacidad, siendo por tanto la mayor convocatoria de los últimos años, como peculiaridad es conveniente subrayar que es la primera vez que los solicitantes deberán presentar su solicitud únicamente de forma online. A partir de este momento los posibles aspirantes comenzaran la dura tarea de preparar los diversos temarios que entran en la oposición.

Así, para todos aquellos que se quieran presentar, nuestra recomendación es que se pongan en manos de Oposiciones Age, ya que esta se trata de una empresa de Pontevedra especializada en la preparación de oposiciones en el ámbito de la Administración General del Estado, de la Xunta de Galicia o de la Administración Local, tanto presencial como con formación online, ofreciendo un servicio con una calidad-precio muy competitiva y brindando la oportunidad a sus clientes de realizar cursos gratuitos.

Debido a la alta demanda de concentración y a la elevada presión a que está sometido el estudiante de oposiciones muchas personas sufren una reacción emocional que se puede considerar normal y que puede desencadenar un alto nivel de estrés. Un nivel normal de estrés en nuestra vida diaria es lo que nos activa, lo que nos moviliza para estar atentos y resolver con eficacia y prontitud las pequeñas cuestiones que se nos presentan en el día a día, y por lo tanto es lo que ha generado muchas veces que opositores con un grado medio de estrés o ansiedad, hayan obtenido los primeros puestos en los resultados, sin embargo, cuando debemos mantener niveles de activación demasiado altos y durante una duración de tiempo muy prolongada o con demasiadas exigencias nuestra mente puede llegar a agotarse, bloqueándose y disminuyendo su rendimiento, a la vez que surgen problemas de relación con las demás personas, en el ámbito familiar, laboral, social…

Las principales manifestaciones de un estado de estrés muy elevado son las siguientes:

  • Manifestaciones físicas: Cansancio, fatiga, mayor necesidad de dormir, pérdida de sueño o dificultades para dormir, pesadillas, un claro aumento o disminución del apetito con una ganancia o pérdida importante de kilos, taquicardia o palpitaciones fuertes, dolor de estómago, colon irritable con episodios de diarreas o estreñimiento, dolor de espalda, etc.
  • Cambios de conducta: Aumento en el consumo de sustancias estimulantes como café o tabaco, mal humor constante con tendencia a mostrarse irritable o a discutir con los demás, tendencia a aislarse, a desear estar solo, mostrarse triste, indolente, apático con tendencia a dejar de hacer las actividades más normales por pereza, desgana, desidia…
  • Alteraciones psicológicas: Nivel muy alto de ansiedad con tristeza, angustia… que se manifiesta en frecuentes ganas de llorar, lo que se dice estar con la lágrima a punto, dificultades para concentrarse, para estudiar, para pensar, con olvidos frecuentes o problemas de memoria…

Existen determinadas tareas que podemos realizar fácilmente cuando estamos preparando una oposición y que nos llevaran poco tiempo, a la vez que de alguna forma engañan a nuestra mente para mantenerla despejada y alejada del estrés, como pueden ser:

  • Caminar al aire libre. Dar un paseo diario de al menos media hora por un parque o donde haya naturaleza nos despejará la mente y nos cargará de energía positiva.
  • Escuchar música. Resulta un estímulo positivo para el cerebro pues mejora el estado de ánimo.
  • Hablar con alguien. Con un amigo, un familiar, un profesional de la psicología… hablar es una forma de echar fuera lo que te está molestando o lastimando, al mismo tiempo que te ayuda a ver las cosas de otra forma, desde otro punto de vista.
  • Jugar con tu perro. Las mascotas tienen el poder de aliviar los síntomas de estrés y reducir la ansiedad ayudándonos a calmarnos.

¿Qué técnicas o hábitos de estudio debemos seguir?

Una vez decididos a presentarnos a las oposiciones y con el fin de mejorar el rendimiento y la habilidad para aprender nuevas cosas, es importante desarrollar unas técnicas o hábitos de estudio, como pueden ser:

  • Realizar una planificación para evitar pérdidas de tiempo o agobios, así como ser más eficiente y obtener un mayor rendimiento.
  • Leer de forma comprensiva, entendiendo y profundizando en el significado del texto.
  • Intentar mantener todos los días el mismo horario.
  • Eliminar elementos que nos sirvan de distracción del lugar de estudio.
El estrés afecta a los aspirantes a oposiciones