27 septiembre, 2019

Todo lo que quisiste saber sobre un blanqueamiento dental

Actores, actrices, futbolistas, modelos, etc…todos tienen una cosa en común. Cuando alguien tiene dinero hay un cambio significativo en su sonrisa. Y es que si coges fotos del antes y el después de los famosos, todos han buscado tener una sonrisa brillante. Y para ello, hay que hacerse un blanqueamiento dental. Y es que da gusto abrir la boca y comprobar que todo reluce. La boca es el espejo del alma. Por eso, te contamos todo lo que quisiste saber sobre un blanqueamiento dental.

Nos ponemos en contacto con la Clínica dental García Lorente para que nos hablan de los últimos avances. “El blanqueamiento se trata de un procedimiento que se realiza en la consulta dental a través de la aplicación de férulas impregnadas en un gel blanqueador compuesto a base de peróxido de hidrógeno”, nos comentan. La activación de este gel se realiza gracias a la acción de una fuente de luz directa, como luz LED o ultravioleta de última generación.

Gracias al blanqueamiento dental se eliminan las manchas extrínsecas de los dientes, es decir, aquellas que afectan a la zona externa de la pieza. De este modo, consigue reducir varios tonos el color de la dentición. Se trata de una de las técnicas más empleadas actualmente en Odontología y Estética dental. Y es que sus resultados son inmediatos y se suele conseguir la tonalidad deseada en una sola sesión. En este centro cuentan con expertos en blanqueamiento dental con dilatada experiencia, que te asesorarán para conseguir los mejores resultados.

En casa

En los casos más complicados, en los que el tratamiento en la clínica no es suficiente para eliminar las manchas, el dentista puede aconsejar al paciente combinar el tratamiento con un procedimiento realizado en su domicilio.

En estos casos, con las indicaciones del odontólogo, el paciente debe aplicar una sustancia blanqueadora mediante la colocación de unas fundas dentales hechas a su medida.  La duración del tratamiento combinado de blanqueamiento dental suele oscilar entre las dos y las cuatro semanas.

Ahora bien, para realizarse este tratamiento es necesario contar con un óptimo estado de salud bucodental. Si se padecen patologías orales, es necesario remediarlas antes de llevar a cabo este tratamiento. Lo más recomendable es acudir a la consulta dental para realizarse una revisión y comprobar que nuestra cavidad oral se encuentra en perfecto estado.

Beneficios

Por supuesto, lo primero que se ve es el beneficio estético. No hay duda de que una sonrisa más blanca provoca un beneficio estético directo. Llama más la atención y consigue destacar en todo tipo de situaciones sociales. Seguro que vas a notar que tu vida social, sentimental y laboral cambia.

Vas a mejorar la imagen. Y es que una sonrisa apagada puede afear el conjunto de la imagen. Por eso mismo, una sonrisa blanca y brillante aporta luminosidad al rostro y mejora la apariencia general.

Al proyectar la imagen deseada, la confianza y la seguridad en uno mismo también aumentan. Esto implica un éxito mayor a la hora de llevar a cabo todo tipo de actividades, ya sean laborales, sociales o personales.

El blanqueamiento dental está recomendado para todo el mundo y no tiene efectos secundarios. Ahora bien, siempre es aconsejable consultar con un dentista profesional antes de realizarlo. Por edad o por otras cuestiones hay que tener atención a algunos aspectos.

En definitiva, el blanqueamiento dental profesional es un tratamiento indoloro y efectivo a corto y largo plazo. Además, no daña el esmalte, y los pacientes tienden a mejorar su higiene bucal para cuidar de sus dientes más blancos.

Desventajas

Pero como en todas las cosas, no siempre un blanqueamiento es beneficioso. Existen algunas desventajas que puedes tener. Una de ellas, es por ejemplo, la sensibilidad gingival. Una situación que está relacionada con la respuesta del paciente a la concentración de la solución de peróxido, además, si no se toman las debidas precauciones cuando se aplica calor en el tratamiento de dientes no vitales, pueden provocarse quemaduras térmicas, quemaduras químicas o un daño significativo de los tejidos blandos.

Este tipo de tratamientos estéticos odontológicos puede producir hipersensibilidad temporal que desaparecerá una vez finaliza el tratamiento aunque de persistir en el tiempo tu dentista te recomendará el uso de geles blanqueadores más débiles y menos incisivos para el nervio dental.

Algunas personas abusan de las técnicas para conseguir unos dientes impolutos obteniendo un blanco que no es natural y que incluso puede llegar a ser antiestético. Y es que como en la vida, los excesos también son malos.

Ahora ya conoces un poco más sobre el blanqueamiento dental. Está claro que la solución es ponerse en manos de profesionales y, sobre todo, tener sentido común en todos los tratamientos.

 

Todo lo que quisiste saber sobre un blanqueamiento dental