4 octubre, 2018

Cómo montar tu propia bodega

Si eres de los que aprecian el buen vino y temes que se estropee por una mala conservación, ya sabes que tienes que cuidar tus caldos desde que llegan a casa hasta que ser sirven. Si te atrae el mundo del vino y gustas de hacerte con botellas y no tienes de sitio apropiado, puede que sea el momento para que te hagas con una bodega que merezca la pena. Factores como la humedad, temperatura u oscuridad son de los más importantes cuando se habla de cuidar nuestros vinos.

¿Cómo debe estar la bodega?

Muchas personas por tener un domicilio grande, pueden incluso instalar una bodega subterránea. Si este no es tu caso, debes saber que actualmente hay muchos botelleros y cámaras botelleros con diferentes capacidades.

Las botellas se tienen que colocar siempre horizontalmente, de forma que el corcho esté en contacto con el vino y la crianza sea más lenta. Los vinos permanecerán a temperatura constante, por lo que no es buena idea el instalar la bodega en nuestra cocina por los bruscos cambios de temperatura que se producen en ella.

Lo mejor es que estén en un lugar sombrío, puesto que la luz es buena amiga de la vida, pero no es lo mismo de los vinos. Los ruidos y olores fuertes tampoco son buenos, por lo que en este espacio solo se deberán colocar las botellas.

La humedad rondará un 70 %, de no conseguirse, es posible la instalación de humidificadores que se venden en los mercados. La orientación tiene también su protagonismo, de más a menos buena: primero norte, segundo noroeste, tercero este y cuarto oeste.

Siempre que sea posible, lo mejor es que las paredes de la bodega sean de color blanco, construidas en cemento con gravilla y con un grosor medio que favorezca el mantenimiento de la temperatura.

La selección de los vinos

Hay que ordenar las botellas por su zona vinícola, pues cada una tiene sus características propias, siendo fundamental seguir los vinos, su evolución y así no tener sorpresas. Para todo ello lo mejor es contar con un libro en nuestra bodega en el que se apunten las compras, el nombre del vino, la región y la fecha en que se realizó la cata como tal.

Cuando se compra una botella hay que asegurarse de seleccionar la tienda adecuada que pueda garantizar una conservación buena de los vinos y que nos aconsejen los profesionales. Los vinos tienen que estar siempre amparados por una Denominación de Origen.

Vinos blancos

Deberás tener solo los que pienses que vas a consumir en los seis próximos meses. Para ello vete comprando según necesites, algo que también deberás hacer con los cavas, rosados o champagnes. Existe alguna excepción como los vinos blancos de crianza, que pueden aguantar más tiempo en tu bodega.

Vinos tintos

Se pueden si son crianzas mantener por dos o tres años. En el caso de que sean Reservas o Grandes Reservas algunos años más, pero haciendo el preceptivo seguimiento. Cuando sean jóvenes deben consumirse en el año

Si hablamos del número de botellas muchos dicen que no podemos comenzar a presumir de bodega hasta tener unas 200 unidades, pero sin desanimarse, por algún lado se debe empezar.

Una empresa que tiene productos realmente interesantes para el tema vinícola es Boada Tecnología Ibérica, siendo una empresa que se dedica a comercializar, innovar y fabricar maquinaria para elaborar no solo vino, también cava y otros productos como cerveza, sidra, aceite y donde saben de la importancia que tienen unos accesorios a la altura de lo esperado.

Cuando tenemos una pasión como es la del vino, hay que cuidar todo, desde el lugar que va a ser bodega, hasta los materiales que se van a utilizar. Estamos ante un hobby que puede reportarte grandes momentos a ti y a los que quieres, pero como has podido ver, es necesario tener una serie de cuidados para que el resultado de la conservación de los caldos sea excelente.

No hay que olvidar que los vinos como has podido ver, son bastante sensibles y tener en cuenta algunos puntos que te hemos comentado anteriormente y que serán de gran utilidad para la conservación de tus vinos de la mejor manera.  Así que ya sabes, ¡¡¡suerte con el vino!!!

Cómo montar tu propia bodega