16 diciembre, 2022

Conoce los tipos de implantes dentales

Los implantes dentales tal y como se conocen han sido una auténtica revolución en el campo de la salud dental. Aparecieron en 1969, donde os distintos tipos e implantes permiten que multitud de pacientes con problemas a la hora de masticar o en lo estético, puedan mejorar la calidad de vida y su propia autoestima.

No hay que olvidar que el implante dental no deja de ser un microtornillo realizado en titanio que después de colocarse en el hueso maxilar, hace posible que se coloque un diente de manera fija, que vale para masticar y hablar. Es una clase de tratamiento que no duele, de gran eficacia y de bastante duración.

Como nos comentan los profesionales en salud dental de cioarturosoria.com, los centros de implantes más avanzados, logran en la mayoría de los casos, la colocación del diente fijo en el mismo día que colocamos el implante o como tarde, al día siguiente, hasta en los casos donde se produce una falta de hueso.

Todo ello se va a deber a que esta clase de centros tienen de los suficientes conocimientos y de la tecnología para que se pueda lograr, donde sea posible la combinación de los distintos tipos de implantes para lograr los mejores resultados para los pacientes.

Vamos a explicar detalladamente las clases de implantes que hay y para qué clase de situaciones se usa cada uno de estos:

Dependiendo de la longitud convencional o corto

Dependiendo de la localización

Dependiendo del material

Dependiendo del tiempo que haya de espera

Al principio de existir este tipo de implantes, solo se podían encontrar de una clase de implante dental, pero con los últimos avances a nivel científico que se han producido, la gran variedad de técnicas disponibles han permitido que se amplíen la cantidad de indicaciones.

Ahora, la mayor parte de los pacientes pueden beneficiarse de las grandes ventajas que tiene un implante dental, todo ello gracias a la gran diversidad en el diseño de los implantes dentales.

Clases de implantes dentales dependiendo de la longitud

El implante dental de longitud convencional es el que más habitual y se usa en los casos en lso que el volumen de hueso maxilar es el más indicados. Hablamos de unos implantes de longitud superior a 8 mm.

Implante dental corto, que es menor a los 8mmm de longitud y se usa cuando la altura del hueso por la proximidad de las terminaciones de los nervios o los espacios vacíos como el seno maxilar o la nariz hacen que no se puedan usar los implantes de longitud convencional.

Pese a que los estudios científicos muestran que son muy estables en un periodo de cinco a diez años, el problema que tiene es que cuando hay alguna clase de infección se pueden perder ante la escasez de soporte óseo.

Clases de implante dental dependiendo de la ubicación

Implantes dentales pterigoideo

En este caso el implante se realiza en las zonas posteriores de la boca. Posibilitan el que se coloquen dientes fijos sin que haya que usar injertos óseos, de tal forma que podamos evitar largos periodos de espera antes de que se coloquen los dientes fijos. Es un implante que se usa mucho en los pacientes que quieren implantes fijos en 24 horas.

Implantes dentales zygoma

Se utiliza en los maxilares que están bastante atróficos o que tienen escasez de hueso. Si se combinan con los implantes de tipo pterifgoideo son una buena opción de cara a colocar dientes fijos en 24 horas en los pacientes que no tengan hueso maxilar.

Implantes angulados

De cara a poder evitar zonas anatómicas que se comprometan como el seno maxilar, la nariz o las terminaciones nerviosas, los implantes se pueden colocar de manera angulada, de tal forma que se compense después dicha angulación gracias a los pilares de tipo anatómico.

Clase de implante dental dependiendo del material

En zirconio

Son unos implantes blancos porque la composición tiene zirconio. Pese a que la popularidad ha aumentado por ser el color parecido al natural de los dientes, a nivel científico no cuentan con estudios a largo plazo que nos demuestren la estabilidad.

En titanio

Aunque tienen un aspecto metálico, son los implantes de elección, ya que se han evaluado en muchos estudios clínicos. Su color metálico no es problema, pues como están en el interior del hueso, no se transparentan mediante la encía.

Clase de implante dependiendo de lo que haya que espera a recibir el diente fijo

Implantes dentales convencionales

Después de la colocación del implante hay que esperar del orden de entre seis a doce semanas para que se pueda conectar el diente fijo. Las técnicas habituales usan estos tiempos de espera.

Implante dental de carga inmediata

Muchas veces y mediante técnicas avanzadas, es bastante posible colocar el implante dental y el diente fijo en el mismo día, lo que ha permitido que el paciente no tenga que esperar entre seis a doce semanas para que comenzar a masticar.

Ya vemos que hay muchos implantes dentales que van a ayudar a que el especialista en el campo de la implantología solucione problemas anatómicos como la escasez de hueso o la proximidad de la estructura anatómica más delicada en el seno maxilar, como la nariz o las terminaciones de los nervios.

La decisión sobre la clase de implante que se debe de tomar va a ser competencia del especialista en el campo de la implantología que te va a poder asesorar sobre qué clase es el que más te pueda convenir.

Cómo se componen los implantes dentales

Los implantes dentales se componen de un par de elementos que podemos fijar a la mandíbula gracias a una intervención quirúrgica. Ocurre que en varias ocasiones hay una pieza entre las dos estructuras.

Creemos que es fundamental que los profesionales puedan explicar de forma detallada las técnicas usadas a la hora de tratar los implantes y los cuidados que va a conllevar la etapa postoperatoria.

Técnicas usadas para la colocación de un implante

Lo primero antes de colocarlo, es vital saber el tamaño que va a tener el hueso donde estará alojado. Por todo ello, un primer paso es el diagnóstico y el plan para el tratamiento. En dicha etapa, se tiene que evaluar el estado bucodental del paciente.

A la hora de elegir de forma precisa la mejor clase de implante, hay que hacer una serie de pruebas de carácter radiológico que puedan informar de manera detallada sobre el hueso que esté disponible.

Si el paciente no contase con soporte hueso disponible para poder alojar el implante, es posible elegir una cirugía para regeneración del hueso.

En cuanto se elige la clase de implante, después se produce la colocación del implante, siempre con anestesia local. En cuanto acaba la operación, se pone una prótesis de carácter temporal en el periodo de osteointegración, la cual podrá durar del orden de tres a seis meses, siempre dependiendo del caso y de donde se encuentre el implante.

Si queremos saber si el implante se ha podido integrar de manera estable y duradera en el hueso, el dentista tiene que hacer radiografías de control.

En la etapa protésica, se van tomando impresiones para realizar el molde que hacen posible realizar prótesis a la medida y se hacen una serie de pruebas de ajuste antes de que se produzca la colocación definitiva.

Cuando el paciente haya perdido una serie de dientes, es posible rehabilitar mediante puentes. El proceso va a ser parecido al anterior, salvo que el puente lo que hace es reponer los dientes intermedios.

Cuidados

Cuando el paciente siga de manera correcta las indicaciones por parte del dentista, no debe haber complicaciones. De cara a colocar la prótesis en el implante es preciso que esperemos unos meses, sin que se cuente el tiempo para que cicatricen los puntos.

Vamos con los cuidados más importantes después de que se produzca la intervención:

Cuando persista la sangre en la herida, es posible colocar gasa no húmeda en el área, de tal forma que se presione por unos veinte minutos, Cuando la pérdida de la sangre siga, la sustituimos por otra gasa limpia usando idéntico procedimiento.

No se deben ingerir alimentos hasta se vaya el efecto que tiene la anestesia, que es algo que ocurre del orden de entre cuatro y seis horas después de que se haya realizado la operación. En los primeros días es bueno que se siga una dieta de la denominada blanda

Lo que sucede es que de manera inmediata la zona en la que está el implante dental pasa a inflamarse. De cara a que se reduzca la molestia es posible aplicar frío desde el exterior de la propia cavidad oral y usar analgésicos o antiinflamatorios, dependiendo de las indicaciones de los dentistas.

Hay que evitar el tabaco o el alcohol, puesto que es de los factores de riesgo que tienen más importancia y que pueden llegar al fracaso del implante dental.

No hay que olvidar el mantenimiento de la higiene oral adecuada, donde aconsejamos la utilización de un cepillo ultrasuave con agua tibia o sal.

 

Conoce los tipos de implantes dentales