11 enero, 2019

El momento álgido del transporte

En la sociedad de hoy todo pasa muy deprisa. El mundo en el que vivimos cambia y todos sus actores nos movemos con una rapidez inusitada hasta ahora en la Historia. El dicho empleado por Antonio Lobato en sus retransmisiones de Fórmula 1, que afirmaba que “si pestañean, se lo van a perder”, es un fiel reflejo de lo que es la realidad a día de hoy. Y es que no podemos permitirnos el lujo de acomodarnos. Todo se mueve y lo que hoy es de una manera mañana es de otra. O lo que hoy está aquí mañana está a miles de kilómetros de distancia.

Es bastante curioso cómo ha evolucionado en los últimos tiempos el transporte de mercancías. Este tipo de labor siempre ha sido de una utilidad tremenda, pero goza ahora de una situación y una eficiencia de la que no se ha podido presumir en ningún otro momento antes vivido. Y es que jamás ha habido transportes más rápidos y más variados de los que hay en la actualidad. De ahí la enorme rapidez con la que se mueven los productos a día de hoy.

El secreto, según nos aseguran algunos expertos, se encuentra en el transporte intermodal, que viene a ser la articulación entre los diferentes tipos de transporte, el paso, por ejemplo, que existe desde que un barco descarga su mercancía hasta que la recoge un camión. Ese transporte intermodal también ha ganado en eficacia y eficiencia en todos los terrenos y es por ello por lo que hoy es más fácil entregar una determinada mercancía en un periodo más reducido de tiempo. Las ventajas que ello implica son evidentes: se pueden transportar más mercancías y hacerlo a un coste más barato. El cliente sale ganando.

Otro debate es el que se puede generar en torno a qué figura nos es más rentable y eficaz, si el transporte terrestre, el marítimo o cualquier otro. Un artículo publicado en el portal web La clase de Óscar Boluda hace hincapié en que, para distancias cortas y medias, un medio muy eficaz es el transporte por carretera, mientras que para las largas distancias el aéreo parece ser el más indicado. La rapidez es lo más importante en los tiempos que corren y todo depende de a cuánta distancia esté nuestro destinatario.

Las necesidades que existen a día de hoy en lo relativo al transporte de mercancías se encuentran íntimamente ligadas a la rapidez. El desarrollo del comercio online así lo ha establecido, haciendo que las empresas hayan dejado de competir por disponer del mejor producto para hacerlo por encontrar el medio más rápido de distribuirlo. Profesionales del sector, como Star-Cargo, nos han asegurado que esto solo acaba de comenzar y que los desafíos para el transporte, en cada una de sus modalidades, todavía no han alcanzado su punto álgido. ¿Hasta dónde podemos llegar?

El reto del comercio electrónico

Hoy en día, el 70% de la gente manifiesta comprar por Internet en nuestro país. Ese volumen de compra ha crecido en muy poco tiempo una auténtica barbaridad, y es precisamente por eso por lo que todavía no se encuentran desarrolladas todas las maneras de hacer todavía más eficaz y eficiente el transporte de mercancías. Estamos en el momento de la Historia en el que más cantidad de objetos se mueven en un día en el mundo y eso requiere de unas necesidades que jamás habíamos tenido antes.

A pesar de encontrarnos ante este tipo de retos, y de que todavía falta por desarrollar una gran cantidad de cosas para conseguir una mejora en la eficacia y eficiencia del transporte, parece ser que estamos en vías de conseguirlo. Esta medida también depende en buena medida de las infraestructuras logísticas con las que cuentan las empresas y que también se encuentran en plena expansión en un momento como el que vivimos ahora. Vivimos el boom de todo lo que está relacionado con la logística y el transporte, qué duda cabe.

Durante los próximos años van a seguir mejorándose distintos aspectos relacionados a los asuntos que hemos venido comentando a lo largo de todo este artículo. Está claro que la potencia del ecommerce va a seguir creciendo y que las necesidades van a ir aumentando. El fin del negocio tradicional parece estar cerca, fiándolo todo a una red que parece haber ganado la partida en cuanto a comodidad, rapidez y eficacia se refiere. Y el transporte tiene mucho que decir a ese respecto.

El momento álgido del transporte