shutterstock_2144269021(FILEminimizer)

Higiene bucodental, la gran olvidada y que es esencial

Nos fijamos en si una persona va peinada o no. Nos fijamos en si una persona va duchada o huele a sudor. Nos fijamos en si una persona lleva las uñas cuidadas o no. Y es que el aspecto físico es algo esencial tanto en el ámbito laboral, social como sentimental. Cuando tenemos una cita amorosa lo primero que hacemos es ponernos nuestras mejores galas. Cuando tenemos una entrevista de trabajo lo que hacemos es ir de punta en blanco. Ahora bien, todavía no somos conscientes de la importancia que tiene nuestra higiene bucodental en todos estos aspectos.

Y es que somos de los que pensamos que la imagen entra por la boca. Por eso apostamos por tener una serie de rutinas y fortalecer la higiene bucodental, sobre todo desde las más tempranas edades. Al igual que enseñamos a un niño modales, a que no se cruza en rojo o a que se saluda al ver a alguien, pues tenemos que enseñar a cuidar nuestros dientes. Y es que se trata de una inversión para el futuro como indican desde el Consejo General de Dentistas.

Higiene bucodental es algo que debemos adquirir desde la infancia y mantener a lo largo de toda nuestra vida para preservar nuestros dientes y encías. No obstante, no siempre cuidamos la salud de nuestra boca como deberíamos o cometemos ciertos errores a la hora de realizar el cepillado diario. Para aclarar estas cuestiones y ayudarte a cuidar de tu salud oral y de la de quienes más quieres, desde HQ Tenerife Clínica Dental han elaborado esta guía de consejos en materia de higiene bucodental. Una especie de biblia que tenemos que tener a mano siempre.

Un cepillado después de cada comida

Muchas veces nos hacemos la misma pregunta. ¿Cuántas veces hay que lavarse los dientes al día? Pues está claro, un cepillado después de cada comida. Esa es la frecuencia ideal para el cepillado de tus dientes. El objetivo es eliminar los restos de alimentos y evitar la acumulación de sarro. En este proceso, es importante elegir un cepillo de dureza adecuada y un dentífrico con una composición adaptada a tus necesidades orales.

Seda dental

Cuando hablamos de higiene bucodental, no nos referimos solo al cepillado. Este necesita ser completado con la utilización de seda dental y del cepillo interdental (en el caso de llevar ortodoncia), de manera que consigamos retirar los restos de alimentos en zonas de difícil acceso que de otra forma no podríamos. El colutorio será el encargado de poner el broche final a la limpieza: ayudará a hacer frente a la halitosis y será de gran ayuda en la prevención de la enfermedad periodontal. Y es que esto es un proceso, donde cada elemento aporta su granito de arena para poder tener una salud en los dientes de hierro.

El cepillo

Un cepillo desgastado es un cepillo que no realiza adecuadamente su función. Por norma general, necesitarás reponerlo cada tres o cuatro meses, evitando que las cerdas se deterioren y las bacterias se acumulen. Y es que a veces da pena comprobar cómo se tienen los cepillos de dientes. Igual que nos cambiamos de gafas o de desodorante después de unos meses, esto es lo que debemos hacer.

Visitas al dentista

Prevenir la enfermedad oral con una buena higiene bucodental en el hogar es algo básico, pero no exime de la necesidad de acudir al dentista. Y es que hay cierto tipo de sarro persistente que solo una limpieza profesional podrá eliminar. Deberás realizarte una profilaxis anual, es decir, una limpieza de dientes, y seguir un calendario regular de visitas con tu dentista en cada seis o doce meses. Es la recomendación que nos hacen.

Por último, hay que dar importancia a la tartrectomía. Una maniobra destinada a la eliminación total de la placa bacteriana y el sarro persistente. El cepillado manual, acompañado de seda dental y colutorio, es básico para una buena salud bucodental, pero no resulta suficiente para una salud oral completa. El motivo radica en el hecho de que algunas manchas en la superficie del esmalte, producidas por la ingesta de ciertos alimentos y bebidas, o los cálculos que se forman bajo las encías como consecuencia de la mineralización de la placa dental no pueden ser erradicados con un simple cepillado manual.

Está indicado Para que tu higiene bucodental sea completa hay que hacerlo al menos una vez al año. El método concreto a aplicar dependerá del caso. Cuando los cálculos se encuentran en la cavidad oral por encima de la línea de las encías, se realizará un raspado coronal y se insistirá en que la limpieza bucodental doméstica sea muy exhaustiva. Una tartrectomía es una limpieza en profundidad. Los resultados son visibles desde el primer momento y su periodicidad óptima es, al menos, una vez al año.

También le puede interesar

¿Qué es la serigrafía?

La serigrafía es una técnica de impresión antigua que ha existido desde hace muchos siglos, pero sin duda, ha evolucionado a pasos agigantados a lo largo del tiempo hasta convertirse en una forma popular de crear impresiones de alta calidad en una gran variedad de superficies.

Últimas noticias

El primer día de clase

Todos recordamos nuestro primer día de colegio. La mayoría de nosotros lloró un mar. Aunque después de unos días ya nos acostumbramos. Sin embargo, hay

SUBCRIBETE

Síguenos

Galeria

Scroll al inicio