4 marzo, 2022

La pizarra, el elemento más sostenible

El debate de la sostenibilidad está sobre la mesa. Ahora mismo todos pensamos en verde, y hacemos bien, porque si seguimos así podemos cargarnos el planeta. Lo que está claro es que tenemos que informarnos bien, y si hay que hablar, hay que hacerlo con sentido común. El debate de la minería siempre es polémico. Y en esta historia, ni unos son siempre los buenos, ni otros son siempre los malos. Por eso, hay que tener mucho cuidado cuando se informa. Hoy, por ejemplo, queremos hacer un análisis de la pizarra.

Ahora lo fácil es hablar de energías renovables, pues bien, vamos a hacerlo de la pizarra. Por ponernos en situación diremos que la característica fundamental de la pizarra es la impermeabilidad. La pizarra tiene como característica esencial de asegurar una perfecta impermeabilidad del tejado, la pizarra protege de la lluvia, la nieve, el viento etc.

La pizarra es constante y inalterable en el tiempo y resiste perfectamente a la humedad, al viento, la nieve y a las contaminaciones atmosféricas. La utilización de la pizarra es sinónimo de longevidad y muchos edificios antiguos de calidad están cubiertos con pizarra.

Económica

La utilización de la pizarra como material de cubiertas es una elección más económica de lo que pueda parecer a primera vista, si tenemos en cuenta la longevidad de la pizarra y el mantenimiento mínimo que necesita. La colocación de la pizarra en si es muy económica, puesto que necesita solamente un gancho o un clavo para colocarla, contrariamente a un producto artificial o de sustitución que necesita complementos especiales y costosos.

Así se elabora

Donde se nota que es un material sostenible es en su proceso de extracción, como nos relatan desde Ardoises de Spagne. Los bloques de pizarra son extraídos de la cantera con ayuda de explosivos y actualmente cortados con hilo diamantado, para luego ser transportados en camiones a las naves de elaboración. Posteriormente, los bloques de pizarra son esfoliados en bloques más pequeños que permitirán ser serrados. Luego viene el serrado. Una posicionado el bloque en la mesa de serrado, se corta en bloques con forma de paralelepípedos de diferentes dimensiones en función del formato final de la pizarra.Estos bloques se conservan en contenedores llenos de agua en espera del labrado.

Con el labrado se refleja que este proceso es natural, ya que esta operación se hace manualmente y consiste en abrir el bloque en hojas más o menos finas en función de la demanda del cliente. Esta fase de labrado requiere una gran habilidad por parte del operario que la realiza, siguiendo siempre en todas las etapas de labrado o cortado el laminado natural de la pizarra. Para seguir viene el corte. Esta operación permite dar la dimensión definitiva a la hoja de pizarra. Este corte se hace con máquinas manuales de guillotina y actualmente con máquinas donde la hoja de pizarra se recorta automáticamente con unos fresas de disco. El corte es más o menos ancho determinando así uno de los factores estéticos de la pizarra.

Para terminar, las pizarras ya recortadas y seleccionadas se colocan verticalmente en palets de madera, listos para el transporte. Estos palets son marcados, indicando la selección, la referencia de la pizarra, las cantidades que contienen etc.

La más natural

Son muchos los estudios que dicen que la pizarra natural es más sostenible que otros productos sustitutivos, como por ejemplo el fibrocemento, zinc y teja- utilizados en la construcción de cubiertas.

Otro aspecto destacado en esta investigación es que el sector de la pizarra natural ha sido el primero en obtener la declaración ambiental de producto a nivel nacional. La declaración ambiental recoge todos los datos ambientales de un producto durante su ciclo de vida: información sobre las emisiones de CO2, la cantidad de agua necesaria para producirlo o el agotamiento de recursos naturales. Todos estos datos, recogidos según normas internacionales, permiten comparar el índice contaminante de los distintos productos y familias de productos.

En definitiva, la pizarra como material para cubiertas es uno de los productos más antiguos utilizados por el hombre. Es uno de los materiales más resistentes y estéticos, con sus sutiles variaciones de tonalidades y texturas. Y sobre todo, y por eso le hemos traído hoy hasta aquí, porque es para nosotros el más sostenible que podemos encontrar en el mercado. Así que si quieres echar una mano al medio ambiente, ya sabes, si tienes que hacer un arreglo en casa o una reforma del tejado, lo que tienes que hacer es pedir pizarra.

La pizarra, el elemento más sostenible