22 noviembre, 2018

Mantenimiento de placas solares

Con la llegada del frío empezamos a encender la calefacción, y esto es una mala noticia para los bolsillos, ya que la luz está más cara que nunca. Es difícil para un ciudadano de a pie cómo la energía puede ser tan cara, ya que el sistema actual de subastas realmente no beneficia al consumidor, ya que la subasta de la luz siempre sale cara.

El anterior Gobierno de Rajoy, impuso un límite muy serio a la energía solar, paralizando ayudas a la inversión con carácter retroactivo, y haciendo casi prohibitiva la introducción de energía a la red eléctrica. Esto no hizo más que añadir más leña al fuego, ya que muchas personas optaron por no instalar placas solares por miedo a no amortizarlas.

Estas medidas no afectaban, de manera general, a las familias que instalaban placas solares para abastecerse de energía, sin introducir energía a la red eléctrica. Esta medida no es una tontería, ya que tener una placa solar en casa puede reducir en gran medida el consumo de la red eléctrica, siempre que la misma esté bien cuidada.

Dado que son épocas de frío, es importante poner la casa a punto, revisando ventanas y aislamientos, chimeneas, y si tienes placa solar no la olvides. En el artículo de hoy vamos a ver la importancia que tiene mantener una placa solar, ya que con el paso del tiempo se ensucian y pueden llegar a dejar de ser efectivas.

Cómo pasar el invierno ahorrando y sin pasar frío

La clave para que un panel solar funcione adecuadamente es mantenerlas en buen estado. El mantenimiento de placas solares no es excesivamente complicado, aunque es indispensable para asegurar la mayor vida útil posible a los paneles, unos 30 años. El mantenimiento depende de diversos factores como la complejidad de la instalación o la climatología de la localización donde su ubica. Eso sí, en cierto modo también se puede hablar de una serie de normas de mantenimiento que podrían ser aplicadas a todas las placas solares:

En primer lugar, los paneles deben estar totalmente limpios para poder absorber la mayor cantidad de energía posible. Se calcula que un panel solar sucio o rallado puede producir entre un 15% y un 30% menos de energía. Para limpiar los paneles basta con aplicar agua y jabón en la superficie y frotar sin excesiva fuerza. No hay que limpiarlo nunca en seco puesto que puede tener arenas u otros cuerpos extraños que produzcan desperfectos en el panel. También se pueden limpiar con un cepillo de celdas suaves.

En el caso de las placas que se utilizan para calentar el agua, es necesario hacer revisiones del depósito de acumulación, pues contiene partes esenciales para la captación y transformación de energía. Esta parte debería pasar una revisión una vez al año, ya que los daños que se pueden provocar por una fuga son bastante grande.

También es importante que las gomas aislantes se encuentren en perfecto estado. Como toda goma que está sometida a fuerzas naturales, tiende a agrietarse y a corroerse con el paso del tiempo. Este tipo de gomas que aíslan de las condiciones atmosféricas también pueden provocar daños, pero solo en el caso de que no se les preste atención durante mucho tiempo.

La placa solar en sí está sometida a la intemperie, incluyendo nevadas, granizo, lluvia y otros factores meteorológicos que pueden provocar roturas o desperfectos en los paneles. Esto no solo hace que el panel funcione de manera irregular, sino que puede acabar con la vida del panel solar de manera temprana. Por lo tanto, cada vez que haya una tormenta importante, revisa el estado del panel.

En estos casos, la mejor solución es llamar a una empresa experta en la instalación y mantenimiento de placas solares fotovoltaicas. Una empresa líder en el sector de energía solar es Eficiencia-V, ubicada en Cádiz, y destacada por su compromiso con la calidad, fiabilidad y compromiso.

Un correcto mantenimiento de los paneles solares repercute en un menor coste a medio y largo plazo. Por ejemplo, limpiar y revisar los paneles semanalmente asegura su bien funcionamiento y puede evitar que tengas que gastar 7.000 euros en un panel nuevo, además de generar más energía.

 

Mantenimiento de placas solares