8 junio, 2021

Sexo y salud bucal

El sexo es completamente natural y por ello, debemos considerarlo como parte de la salud integral de las personas. Entendiendo esto, es necesario que veamos el cuerpo humano como un todo, del que no podemos desligar una parte del cuerpo de la otra, pues de alguna manera todo está conectado.

Tomar en cuenta esto, nos hace pensar que para tener una buena salud sexual, debemos cuidar el cuerpo a nivel general, pues la sexualidad y el disfrute de esta va más allá del coito y la penetración, tanto para hombres como para mujeres.

Un aspecto fundamental que se debe tomar en cuenta cuando se trata de sexualidad es la salud bucodental, pues es un factor que va de la mano con el placer, pero también con las enfermedades si no se toma con suficiente seriedad.

El problema es que hay mucha desinformación sobre la salud sexual, el sexo oral y los riesgos que se corre al practicarlo. Tomando esto como principio, la información es poder y si se quiere vivir una sexualidad libre y responsable, saber cómo protegernos es fundamental, pues al hacerlo estamos cuidando también a nuestros compañeros sexuales.

Según una investigación hecha por el Journal of Sexual Medicine sugiere que los hombres que sufren de una mala salud bucal, como la inflamación de encías, son más propensos a sufrir problemas a la hora de tener sexo. En el estudio elaborado por científicos se comparó a hombres entre 30 y 40 años que sufrían de disfunción eréctil, con otro grupo conformado por hombres en un rango de la misma edad que no tenían problemas de erección. Los resultados arrojaron que el 53% de los hombres que sufrían de disfunción, tenían las encías inflamadas, por lo que concluyeron que los hombres que padecían de alguna enfermedad periodontal severa, eran 3.29 veces más propensos a sufrir problemas de erección que los hombres que tenían encías sanas.

A las mujeres les afecta, aunque de manera distinta y menos apreciable en el plano sexual ya que no necesitan lograr una erección. No obstante, el órgano sexual de la mujer también alberga numerosos vasos sanguíneos, y cuando existe alguno de los problemas mencionados en las encías, en ellas lo que se ve afectado es el flujo vaginal, que pasa más desapercibido; y esto se traduce en una muestra más de la importancia de ya no solo de mantener una correcta higiene bucal como forma de prevención.

Este es un tema muy amplio y que vale la pena entender a profundidad. Sin embargo, por ahora solo nos enfocaremos en desmentir información ligada al sexo oral y la salud bucodental de la mano de los profesionales de Clínica Dental Íntegra.

Enfermedades de transmisión sexual y sexo oral

Una de las grandes mentiras que la gente cuenta es que con el sexo oral no se corre riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual. Esta desinformación ocasiona que, en efecto, muchas personas se contagien y que en muchos casos no lo sepan, de manera que pueden infectar a más personas.

Las siguientes enfermedades de transmisión sexual se pueden contagiar mediante relaciones sexuales orales:

  • Clamidia/Gonorrea:

La mayor parte de las infecciones en garganta por clamidia suelen no presentar síntomas, a veces simplemente un dolor de garganta. En las mujeres, la infección vaginal por clamidias suele ser asintomática (80%), aunque a veces puede producir un aumento de la secreción vaginal y/o ardor al orinar; en cambio, en los hombres, la infección genital (clamidia, gonococo) ocasiona síntomas muy molestos: quemazón al orinar, secreción uretral, etc. Si esta uretritis no se trata adecuadamente puede producir secuelas: estenosis de uretra, epididimitis (infertilidad).

La infección genital por clamidias en mujeres, suele cursar de forma asintomática, pero a largo plazo puede provocar enfermedad inflamatoria pélvica que, a su vez, puede dejar secuelas como: dolor pélvico crónico, infertilidad, etc. De hecho, es la causa más frecuente de enfermedad inflamatoria pélvica en mujeres menores de 25 años.

En principio, contraer una infección en la garganta (salvo VIH) no es una gran amenaza para la salud; pero debemos saber que ser portador de estos gérmenes en boca-garganta ocasiona los siguientes riesgos:

  1. Propagar la infección al realizar sexo oral.
  2. Gonorrea, Sífilis y VIH pueden propagarse desde la garganta a todo el organismo.
  3. La infección de garganta por determinados tipos de VPH puede favorecer el desarrollo de cáncer de orofaringe.
  • Herpes genital

El herpes genital se ocasiona fundamentalmente por el virus herpes simple tipo 2 (VHS-2), pero también puede contagiarse de los labios a los genitales el VHS-1 (virus herpes labial); el herpes labial (VHS-1) suele manifestarse en forma de ampollas, heridas en los labios, etc.

La mayoría de las personas, se infectan por este virus labial durante la infancia o la juventud, a través de la salida sin contacto sexual. Cualquier persona puede contagiarse de herpes genital si sus genitales entran en contacto con una pareja infectada a través de una llaga, herida, saliva o la piel de labios-boca.

  • Virus del papiloma humano o VPH

Una persona que practique sexo oral a una pareja portadora de virus de papiloma humano en genitales puede contagiarse con VPH, pues cuando entramos en contacto con el virus nuestra inmunidad (defensas) lo elimina en la mayoría de los casos (infección transitoria), pero en ocasiones, el virus queda latente dentro de boca-garganta o genitales (pene, vagina, ano).

El VPH puede provocar cáncer de garganta, base de la lengua, amígdalas y se denomina orofaríngeo.

VIH y sexo oral

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es el virus que causa el SIDA, personas que están infectadas por VIH que están estrictamente controlados y toman diariamente la medicación adecuada, pueden tener una carga viral indetectable, lo que significa que no contagian el VIH.

Diferentes estudios han demostrado que el riesgo de infectarse por VIH en relaciones sexuales orales con una pareja infectada es mucho más bajo que mediante la relaciones sexuales vaginales o anales, sin embargo, a exposición repetida al VIH con relaciones sexuales orales, sin protección, puede representar un riesgo considerable de contraer el virus y propagarlo.

La infección por sífilis, herpes genital, clamidia o gonorrea, si no se trata adecuadamente puede facilitar la infección por VIH. El herpes genital puede producir vesículas, llagas y úlceras, tanto en boca como en piel de genitales y estas heridas facilitan la entrada del VIH al organismo; y en el caso de que en una persona se asocie la infección por herpes genital y por VIH, la posibilidad de transmitir el VIH es mucho mayor durante la relación sexual con boca, vagina, pene.

Asimismo, una persona con sífilis tiene más probabilidad de contagiarse por VIH y del mismo modo, si presenta infección por VIH puede contraer la sífilis con más facilidad; mientras que una infección por clamidia o gonococo que no se trata adecuadamente, puede aumentar las posibilidades de contraer o transmitir el VIH.

Lo que se debe tomar en cuenta ante las relaciones sexuales orales

El sexo oral, como practica frecuente entre parejas, debe ser tomado en cuenta si se toma como principio que no solamente se trata de placer, sino de cuidar y proteger la salud integral. En relación a esto, una recomendación muy inteligente es que las parejas sexuales se realicen estudios completos que descarten la presencia de enfermedades de transmisión sexual, considerando que puede tratarse de relaciones exclusivas o casuales, en cualquiera de los casos, la protección es fundamental

  • Usar protección cuando se practique sexo oral

Los métodos anticonceptivos de tipo barrera (preservativos tanto masculinos como femeninos) son fundamentales cuando no se trata de parejas sexuales exclusivas y cuando no se tienen los resultados de estudios que puedan asegurar que no existe ningún tipo de enfermedad de transmisión sexual.

  • Retirar el pene antes de la eyaculación no evita el contagio

El líquido preseminal también tiene capacidad de contagio, por lo que se recomienda el uso de métodos anticonceptivos de tipo barrera. Protegerse ante posibles infecciones es fundamental para mantener una salud integral óptima.

  • Lavarse los dientes antes de practicar sexo oral

Algunas personas creen que no se deberían lavar los dientes antes del sexo oral para que no se produzcan heridas en la boca y de esta manera evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. No obstante, este es otro de los mitos sin fundamento, pues es importante mantener una buena salud bucal, tanto de cara al sexo oral como para la salud en general

Lo que sí es recomendable es evitar el sexo oral en caso de que haya algún tipo de sangrado o abrasión en la boca, ya que podría facilitar un contagio.

La única forma de prevenir el contagio de una ETS oral es practicando sexo seguro, lo cual incluye el sexo oral seguro. A esto también se le suma que se debe mantener un elevado patrón de higiene bucal, lo que reduce el riesgo de desarrollar cualquier tipo de úlcera o infección bucal que pueda facilitar el contagio.

La salud bucal y sexual van de la mano, por lo que es fundamental contar con buenos especialistas que puedan guiarnos correctamente ante las dudas en relación a cómo una afecta a la otra, de manera que podamos disfrutar de la libertad sexual que todos deseamos pero siempre protegiéndonos y protegiendo a nuestras parejas sexuales.

Sexo y salud bucal