13 diciembre, 2019

Los caterings son la solución más socorrida para las empresas y ahora también para las familias.

Los caterings son servicios de preparación y distribución de la comida para celebraciones, eventos y reuniones de diversa índole como empresas o bodas y comuniones, pero ahora también, para las reuniones familiares, lo que podría suponer la solución a muchos problemas de organización de estos eventos para las próximas navidades.

Todos aquellos que nos reunimos con nuestras familia en las fiestas navideñas sabemos lo que supone la organización de todos los miembros para conseguir coincidir en algunas decisiones como saber quién se ofrecerá para abrir las puertas de su casa, organizar la sala, preparar la comida para todos y después tener que limpiar y recoger cuando los invitados se marchan. En algunas ocasiones incluso todas estas tareas recaen en manos de las abuelas, pues es lo más tradicional aunque también podría resultar mucho más trabajoso para ellas que para cualquier otro miembro de la familia. Si bien es cierto que normalmente estos turnos son rotativos y se pretende que no recaiga todo sobre la misma persona en todas las celebraciones que tienen las navidades, existen soluciones alternativas para que nadie tenga que ofrecerse a realizar todas estas tareas en estas fechas tan señaladas. Una alternativa podría ser contratar un servicio de limpieza que se encargue más tarde o al día siguiente, de ir a la vivienda que corresponda a recoger y limpiar las estancias que se soliciten. Otra, si no se desea pasar mucho tiempo en la cocina preparando comidas para un número considerable de personas, podría ser la de encargar o comprar platos preparados y encargarse entonces de preparar la casa para el recibimiento. Sin embargo, la solución más completa sería la combinación de todas las anteriores, y la única compañía que puede hacerse cargo de todo ello es un catering.

En el servicio ofrecido por este tipo de empresas se puede incluir desde la propia comida, la bebida, la mantelería y los cubiertos, hasta el servicio de cocineros, camareros y personal de limpieza posterior al evento. Además un servicio adicional que ofrece un catering en algunos casos son los salones de fiestas u hoteles y empresas o el alquiler de sus propias instalaciones en el caso de poseerlas. Los servicios que contrataremos dependerán de nuestras necesidades y de nuestro presupuesto, pues estas prestaciones pueden ser pactadas por separado atendiendo a nuestras circunstancias personales. De esta manera, podremos contratar quizá solo el servicio de la entrega de la comida, elegir que acudan a nuestra vivienda y hagan uso de las instalaciones de nuestra cocina, o que traigan los platos ya preparados y que su servicio de camareros nos atiendan y sirvan la comida y también que levanten la mesa al terminar. Como guinda del pastel podríamos contratar a parte el servicio de limpieza o, si lo preferimos, hacernos cargo nosotros mismos. Por supuesto si deseamos acudir a las propias instalaciones de la empresa del catering el servicio será el mismo que en el de un restaurante con la diferencia de que el local estaría reservado exclusivamente para nosotros y nuestra familia, y escogeremos un menú cerrado acorde a nuestros gustos y a la cantidad de platos que deseemos consumir.

EL MENÚ DE UN CATERING COMPLACERÁ HASTA LOS MÁS EXIGENTES

En lo referente al menú, un cátering ofrecerá varias maneras de presentar los platos según la duración del evento y lo que solicite cada cliente. Las más comunes son: el servicio de comida en mesa de platos ya preparados, como en un restaurante, perfecto para un cena privada con pocos comensales; comida tipo bufé, en la que los platos se depositan en una mesa grande para que los comensales se distribuyan los platos como más les guste; estaciones de comida, parecida al bufé pues se trata de autoservicio del plato pero en lugar de depositar la comida en una sola mesa, se repartirá por varias según se trate de las bebidas, embutidos, una fondue o el plato principal; y los famosos miniplatillos y pinchos, pequeños canapés muy elaborados que son preparados con la intención de que el comensal pueda comerlo de un bocado sin necesidad de emplear cubiertos o como mucho uno pequeño o un palillo. En lo referente al tipo de comida, existen caterings para todos los gustos, algunos de comida más tradicional, otros especializados en comida asiática o mexicana, e incluso de alguna temática especial, por ejemplo de las navidades, con platos tradicionales de estas fechas como marisco o una carne asada al horno. En cuanto a los precios, los caterings suelen ofrecer varios tipos de menú para que podamos encontrar el que mejor se ajuste a nuestros gustos y presupuesto, o también en muchas ocasiones podemos proponer nosotros mismos el menú e incluso facilitar una cifra aproximada de nuestro presupuesto y que entonces elaboren o adapten un menú para nosotros.

Como vemos, las comodidades y facilidades que nos ofrece este tipo de servicio son numerosas y muy ventajosas, sólo tenemos que escoger la empresa que mejor se adapte al servicio que deseamos contratar para nuestra reunión familiar dependiendo de si necesitamos alquilar también un local o de si nosotros ofrecemos la vivienda o el local donde tendrá lugar la celebración. Al tratarse de una fecha tan señalada como son las navidades, es fundamental que contratemos un servicio impecable, por lo que es recomendable buscar un catering con experiencia y que pueda aportar referencias. Por ello, atenderemos a los comentarios de la página web y a las fotos de sus anteriores trabajos. En las grandes ciudades, como en Madrid y Barcelona, son numerosos los servicios de catering entre los que podemos escoger. Pocos caterings, sin embargo, pueden ofrecer una experiencia completa y añadir a los servicios de comida, camareros, local y servicio de limpieza, un servicio de fotógrafos para inmortalizar los mejores momentos y música en vivo para amenizar la velada. Es el caso de el famoso catering La Frolita en Madrid, quienes llevan ya diez años ofreciendo sus servicios y pueden facilitar referencias y presumir de haber sido los encargados de ofrecer caterings a importantes museos, bancos y ministerios. Como hemos señalado anteriormente, la cantidad de servicios a contratar siempre dependerá de nosotros, de nuestras necesidades y presupuesto.

Los caterings son la solución más socorrida para las empresas y ahora también para las familias.