31 diciembre, 2016

Una empresa de reformas de confianza

Comprarse una casa con unos añitos encima suele tener ventajas en cuanto al precio. Qué duda cabe que ahorrarse un buen dinero respecto a lo que costaría una casa nueva siempre es atractivo. Lo que más me gustaba de mi nueva casa era lo cerquita que estaba del casco viejo de Pamplona, lo malo es que había tenido muchos años de nulo mantenimiento, primero porque perteneció a unos jubilados y después por los 4 años que estuvo sin venderse.

El resultado de todo esto fue que el piso estaba muy necesitado de una importante reforma en profundidad. Tenía que ponerme en marcha y buscar una empresa de reformas que tuviera experiencia en este tipo de trabajos, no podía permitirme a un aficionado o a un amigo de un amigo. Tocaba rascarse el bolsillo para encontrar una empresa profesional y responsable.

Buscando opiniones en Internet me llamó la atención las buenas opiniones de Grupo Navitec por lo que contacté con ellos para ver lo que podían hacer. Muy amables entendieron mi problema, por lo que quedamos en que vinieran a mi casa para ver in situ las posibilidades que veían para una reforma total de mi casa.

Dos días después tenía en mi casa a los profesionales, que me hicieron una serie de recomendaciones. Fueron bastante serios e incluso me recomendaron olvidarme de la ampliación de la cocina y mejor destinar esa parte del presupuesto a cerrar las terrazas.

La verdad es que al vivir solo mi pareja y yo, tampoco necesitábamos una cocina más grande y sí que podía ser una molestia el nivel de ruidos del centro sino cerrábamos las terrazas. Además de esto, se ganan unos metros que puede uno utilizar para dar más provecho al interior de la vivienda.

A la hora de realizar la reforma, me informaron de todos los trabajos y los plazos que tenían para realizarlo. Los cumplieron escrupulosamente, salvo un día que uno de los profesionales se puso enfermo y lógicamente no pudo venir. Retrasos que son entendibles y lógicos, claro está.

Una reforma con final feliz

Por lo demás, todo fue sin mayor novedad y 3 semanas después podemos decir que tengo una casa nueva. Quedamos muy contentos y como les dijimos, somos unos embajadores de grupo navitec del “boca a boca”, pues siempre que alguien nos pregunta de profesionales les recomendamos.

Ahora estamos en la última fase, que quizás visto lo visto nos lleve casi el mismo tiempo. Amueblar la casa y comprar los electrodomésticos tiene su miga, sobre todo cuando uno quiere que todo quede perfecto.

En este tipo de reformas, al final uno puede tirarse más tiempo para elegir el televisor o el frigorífico que en reformar un servicio a poco que te líes, por lo que a saber lo que tardamos. Mi pareja dice que como tenemos tantas ganas de instalarnos definitivamente tardaremos poco y que soy un agorero, pero veremos a ver qué pasa al final.

Así que ya sabéis, cuando tengáis que hacer una reforma, confiad en empresas serias, que luego los más baratos terminan siendo caros y tenéis que pagar por partida doble.

Una empresa de reformas de confianza